Amares: Viajes y turismo

Convento de Rendufe
Convento de Rendufe
Amares, un pequeño municipio agrícola enmarcado por los valles de los ríos Cávado y Homem y las crestas montañosas de la Sierra do Gerês, ofrece, además de un patrimonio interesante, el encanto de sus paisajes incólumes y una apacible atmósfera rural.

Vale la pena explorar los diminutos y pintorescos pueblitos, con sus graneros típicos, artesanías y antiguas tradiciones, mientras se admira la zona abrupta de Abadia o se descubren las playas fluviales y las idílicas cuencas del Cávado y el Homem.

En lo que al legado arquitectónico se refiere, Amares cuenta con el triángulo formado por los monasterios de Rendufe, fundado en el siglo XI, con una iglesia que exhibe un excelente maderaje del siglo XVIII, Bouro, también perteneciente a la Orden de los Benedictinos y albergando ahora la magnífica Pousada de Santa Maria do Bouro, y Abadia, cuyo santuario, construido en el siglo XVIII, está envuelto en una densa y deslumbrante vegetación, en medio de escarpados precipicios. El lugar es escenario de una significativa fiesta religiosa, todos los años, el día 15 de agosto.

Otro de los rasgos de la arquitectura del sector son las casas-torre medievales, como la Torre del Castillo, en Carrazedo, y, aunque en ruinas, la Torre y Señorío de Vasconcelos, en la parroquia de Ferreiros, y la Torre de Dornelas, integrada a una mansión feudal del siglo XVII.

Mejor conocido por el turismo es el manantial de Caldelas, cuyas aguas termales, de valor terapéutico, ya eran utilizadas por los romanos. El sitio, localizado cerca del río Alvito, aún es bastante popular y suministra modernos equipos e instalaciones balnearias y un ambiente sosegado, rodeado de montañas, que proporciona un paraje ideal para paseos agradables.

A corta distancia, el bonito puente medieval que cruza el río Homem merece una visita.

El municipio de Amares está orgulloso de su gastronomía tradicional, caracterizada por los sabores caseros de la región del Miño y platos típicos que incluyen los rojões, cerdo condimentado con vino y comino, cozido à portuguesa, una variedad de carnes, salchichas y verduras, asado de ternera o el «bacalao a la Abadia».

Para el postre, tenemos tortas y pasteles propios, como las rabanadas y los formigos (hechos de huevos, pan y miel); tampoco se deben dejar de probar las famosas naranjas locales.

Amares produce un delicioso vinho verde en las soleadas laderas del Cávado, muy apreciado por su aroma ligero y delicado.
Ofertas especiales

Encuentre aquí su hotel

Destino

Check-in

Check-out

 © 1997-2019 Guia de Viagens Portugal Travel & Hotels Guide | Términos legales | Contacto